Nuevo

20.00

Amanece el pasado

La portada tiene mucho que ver con el interior del libro.
En principio se nos ofrecen unas huellas sobre las arenas de un desierto, que conducen a un final insospechado, temido y deseado al mismo tiempo, agrio y amargo, con ese suave y dulce sabor, que en el guerrero produce, la constante incertidumbre.

Share

Conoce al Autor

"Licenciado en Historia por la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Zaragoza. Colegiado nº 11.080 del Ilustrísimo Colegio Oficial de Doctores y Licenciados en Filosofía y Letras y en Ciencias de Aragón."

Las huellas, simbolizan el periplo de ese padre que parte en busca de su hijo, al que considera en grave peligro. Se autoculpa de la desgracia que haya podido ocurrirle, al haber recriminado con demasiada dureza su curiosidad, peccatum mundi. Cree que éste en respuesta a su desconsideración, se ha reclutado en la leva habida en la población recientemente, con el solo propósito de demostrar a su padre, que ya es un hombre.

El desierto encarna la soledad. Esa soledad del alma peccatum spirituale, que le acompaña en su travesía y lo convierte en un ser cruel, que va perdiendo los valores humanos, en la media que pierde la esperanza. A cada paso, un fracaso, a cada paso, se le ennegrece el alma.
En tanto divisa en el horizonte un extraño sol, metálico, negro, que lejos de cegarle, le lleva a su colofón, peccatum anima. No es otra cosa que el retorno forzado a ese pasado, que desea olvidar por encima de todo. Pasado, que le persigue sin piedad. Es un hombre marcado por el destino, que juega con él a su antojo y cuyo zarpazo logró evadir…en tiempos pretéritos.

Empero, todo ello, constituirá, la gloriae victoris.

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Solo los usuarios registrados que hayan comprado este producto pueden hacer una valoración.